Discutiendo la enseñanza de la administración en Tucumán

Discutiendo la enseñanza de la administración en Tucumán

¿De qué se habla cuándo se discute la enseñanza de la administración? De muchas cosas. En primer lugar, porque bajo el concepto de administración se engloba un rango de temáticas tan amplio como variado. En segundo lugar porque la enseñanza de la administración se vive de maneras diferentes según el punto del mapa en el que nos encontremos, entendiendo que la realidad local condiciona tanto formas como contenidos del accionar docente.

El espacio de discusión fue el Primer Congreso de Administración del Jardín de la República Encuentro Inter-Regional ADENAG Centro-Oeste y Noroeste de la Argentina “Desarrollo con Independencia” (¡Pfff! Sí, todo eso) que se realizó durante los días 17 y 18 de marzo en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Tucumán y que contó con una numerosa presencia de docentes de universidades públicas y privadas de todo el país y múltiples estudiantes de Tucumán y provincias vecinas.

La estructura del evento repartió las presentaciones entre un grupo de 3 oradores principales y mesas paneles construidas alrededor de 4 áreas temáticas: desafíos en la enseñanza de la administración, nuevas tecnologías y formas de hacer negocios, pymes y empresas familiares y cultura organizacional.

De las conferencias quiero destacar la presencia de Manuel Sbdar, un viejo conocido de este blog y amigo de la casa, a quien le das un micrófono y se come la cancha y a Eduardo Laveglia, que presentó el caso de Café Martínez como un testigo de la construcción de una marca exitosa sin publicidad.

En las mesas paneles el menú fue variadito en todo sentido pero me llamaron la atención algunas cosas:

  • Cada vez que te descuidabas, te caía una presentación sobre Responsabilidad Social Empresaria. En total conté 4 y seguramente fue uno de los temas más abordados. Aunque sería injusto calificarlo como un “tema nuevo” (no lo es), sí creo que podemos decir que finalmente se empieza a caer en la cuenta de la necesidad de enseñar aspectos éticos asociados a la gestión de manera transversal en las distintas asignaturas. Y está muy bien, por supuesto.
  • Me enamoré de una propuesta que compartió Lucrecia Boland de la Universidad Nacional del Sur: que los estudiantes puedan leer y discutir, en un contexto académico y por los puntos (ningún amistoso señores), textos originales de autores clásicos de la administración como Frederick W. Taylor (sí, EL Taylor de Taylor Tenía Razón), Henri Fayol, Elton Mayo y otros tantos. Esperen otro post sobre el tema porque tengo para mucha letra acá…
  • El IDEP (Instituto de Desarrollo Productivo de Tucumán) tuvo presencia con tres presentaciones en el área temática asociada con PyMEs y estuvo especialmente bien para los alumnos locales que probablemente desconozcan el laburo que se hace desde este ente autárquico tan importante para el sector productivo provincial.
  • Dentro de los trabajos presentados por docentes de la FACE me gustaría destacar el de “Generación de exámenes aleatorios con Excel” del Prof. Juan José Quinteros que generó bastante polvareda entre profesores y alumnos y el del “Comportamiento del consumidor tucumano en supermercados de empresas locales y de cadenas internacionales” de los docentes Raúl Ríos y Gabriela Abdala con el que discutimos detalles hiperlocales de nuestra realidad supermercadista.

La mesa de tecnología fue la más corta de todo el Congreso y debería ser un llamado de atención la escasa cantidad de trabajos en el área, corriendo a contramano del resto del planeta. Casi que me animo a decir que fuimos pocos pero buenos, especialmente por mi compañero de mesa de la Universidad Nacional de La Plata, el Prof. Aníbal Cueto (quién tiene más títulos que años, algo que no sabría cómo lo ha logrado realmente), que presentó el interesante caso de Arla Foods.

En lo personal me tocó la presentación del trabajo que realizamos junto con la Prof. Alejandra Masclef sobre “La información en la Internet de las Cosas y su impacto en los negocios”, un desafío de 62 diapositivas en 15 minutos que terminaron siendo 22 porque de cualquier otra manera hubiera sido imposible. Para curiosos y asistentes, las placas del ataque epiléptico quedan acá:

Con una organización impecable (esfuerzo sobrehumano mediante del Prof. Victor Martinez, que se la pasó corriendo de un lado para el otro durante todo el evento y las semanas previas al mismo) y comida deliciosa y abundante (creo que cubrí mi cuota de empanadas para el resto del mes), consiguieron que pase prácticamente dos días enteros dedicados al Congreso y me retire con la sensación de que ha valido la pena. No muchas veces pasa así que habrá que valorarlo de manera especial.

Foto capturada por el equipo de Comunicaciones de la FACE y originalmente publicada acá. Hay mucho más para leer sobre el Congreso acá y acá también.